Logotipo del Instituto Nacional de Seguros.

Seguro de protección crediticia

Planta pequeña creciendo a través de una montaña de monedas. Así simbolizamos cómo florecen los negocios gracias a nuestros seguros de protección crediticia.

El seguro de protección crediticia está especialmente diseñado para personas que enfrentarán un compromiso económico durante cierto tiempo. Adquiriendo este seguro, usted tendrá la certeza de que, de ocurrirle algo, su obligación crediticia no quedará impaga; y sus familiares, socios o amigos no sufrirán las consecuencias de su incapacidad temporal o permanente de pagar su crédito o parte del mismo, protegiendo su inversión.

¿En qué consiste este seguro?

El seguro de protección crediticia funciona como un seguro de vida, pero solo para sus deudas. Es decir, si usted lo contrata y luego fallece por cualquier motivo, el INS se compromete a pagar la obligación crediticia que usted haya asumido hasta terminar. Esta es la protección básica y el objeto central de este seguro.

Además de esta protección básica, sin embargo, el seguro puede ser extendido contratando hasta dos coberturas adicionales: Una de ellas le permitirá obtener cobertura ya no solo en caso de fallecimiento sino también en caso usted sufra un accidente que le ocasione una incapacidad total y permanente. Si se diera el caso, el Instituto Nacional de Seguros cubrirá sus deudas conforme al contrato.

La otra es prácticamente un seguro de desempleo. En resumen, si usted pierde su trabajo, el INS le ayudará a cumplir con hasta once (11) cuotas del pago de su deuda mientras encuentra otro empleo y puede asumir nuevamente sus obligaciones. Yo le recomendaría mucho adquirir esta protección si está pensando en contratar un seguro contra deudas. Los procedimientos de cobranza coactiva, los embargos y los reportes negativos a las centrales de riesgo costarricenses podrían ocasionarles momentos muy incómodos —y más si se encuentra sin trabajo en un momento dado. Esta cobertura podría tranquilamente ser considerada como su "vacuna" contra esos momentos incómodos mientras está en una situación de deuda.

El seguro para créditos puede adquirirse de forma individual o colectiva y tanto para deudas personales como para compras comunitarias, mancomunadas o solidarias. La prima puede pagarla solamente una persona, o el pago puede ser distribuido en forma porcentual entre todas las personas que contratan el seguro.

Para poder orientarle acerca de qué es lo mejor para su caso, por favor llámenos o escríbame en esta página.

Hasta entonces,
Yma